Publicación
  • Edgar Shaister
  • 2019-06-04 22:24:24
  • Centro de Estudios Prometeo,Ciudad de México
  • 277 Vistas

La Magia Real

El doctor Franz Hartmann nos define la palabra magia de la siguiente manera:

Sabiduría; la ciencia y arte de utilizar conscientemente poderes invisibles (espirituales) para producir efectos visibles. La voluntad, el amor y la imaginación son poderes mágicos que todos poseen, y aquel que sabe la manera de desarrollarlos y servirse de ellos de un modo consciente y eficaz, es un mago. Franz Hartmann

A primer plano puede resultar totalmente comprensible esta sencilla y practica definición pero es mucho más que esto, la magia es una ciencia que sólo unos pocos practican lo cual se les puede considerar magos reales, adeptos e iniciados en los misterios de la naturaleza en la cuál se convierten en una fuerza activa y benéfica de la misma donde no le obstruyen el paso para el perfeccionamiento y evolución de toda la humanidad y el globo terrestre, pero dentro del general pensamiento de las masas hay una enorme confusión a este respecto. 
Primeramente cuando le hablas a una persona sobre la magia o un mago pensarán que se trata del simple prestidigitador, aquel que con sus audaces movimientos parece obrar milagros, como lo fue Harry Houdini en su tiempo o el bien conocido David Copperfield, la mayoría de las personas creen que la magia simplemente se trata solo de trucos del sombrero y el conejo, por otro lado tenemos a las personas que realmente creen en una fuerza invisible que es capaz de obrar conforme al conocimiento que tenemos de ella y la voluntad con la que empleamos pero todo aquello en lo que la gente llama “magia” denigra en lo que es la magia negra. 
Hay distintos tipos de magia, la Teúrgica, la magia natural y la goecia, las dos primeras pertenecientes a la magia blanca y la última a la negra. La magia blanca o negra solo residen en el grado de egoísmo que hay en ellas y aquí es donde llegamos a un punto importante. 
Solemos pensar que la magia son cosas que se basan en lo externo, desde rituales donde se maneja la magia ceremonial, la tántrica, u otras por medio del sonido (encantamientos) pero pocas personas conocen la magia real y verdadera, si bien estas son ramificaciones de la misma, ¡el ATMA-VIDYA es la madre de todas! y de ellas proceden las anteriores conteniéndolas a todas, esta es una palabra del sánscrito que significa Ciencia del alma y es a esta a la que nos evocaremos. 
La verdadera magia es la destrucción total de la personalidad, el YO, el egoísmo y todo lo que está centrado sobre uno mismo, es la base para poder profundizar en cualquier misterio y sin esto se corre el riesgo de caer en el “Dugpado” totalmente opuesto a el fin del “Mahatmado”.
Cualquier persona puede verdaderamente practicar una de esas artes mágicas que por medio de encantamientos o bien formulas definidas hacer “un poquito de magia”, incluso un niño puede hacer explotar una granada, cuando las personas buscan ese tipo de magia desde lo externo están siendo constantemente movidos por la voz de sus personalidades, remontándose ahora a un poder superior que les confiera ventajas sobre sus semejantes con el fin de destruirlos, de ahí que haya tanta brujería en tantos países del mundo en la actualidad por que la gente recurre a ellos sin tener la más mínima idea del terrible Karma que se están generando. La mediumnidad, el espiritismo, las canalizaciones, la telekinesis, telepatía y demás fenómenos son cosas que bien podría hacer alguna persona con esos dones psíquicos latentes pero no bien desarrollados. Podría un bebedor empedernido ser un vidente, comer carnes, salir de fiesta en fiesta dejándose por entero a las pasiones animales y bien podría seguir realizando cualquiera de estos fenómenos y eso no significa ¡ABSOLUTAMENTE NADA!. Los dugpas o magos negros tienen perfecto conocimiento sobre los misterios de la naturaleza y se dedican a hacer el mal por amor al mal, no necesitan una rigurosa disciplina ni una gran renuncia, solo un terrible deseo de poder y una vista continua sobre sus personalidades para caer en la más aberrante magia, una vez mago negro corres el riesgo de pasar diez futuros nacimientos en tal estadio macabro, por eso cuando las personas se andan metiendo a eso de la “MAGIA” sin el ATMA-VIDYA es sumamente peligroso. 
De aquí la necesidad de que lo primero que hay que enseñarse es a destruir la personalidad, esta es la magia real toda poderosa capaz de hacer al hombre un aliado de la naturaleza no obstruyéndole en la influencia de sus benéficas fuerzas, cuando una persona practica la ciencia del alma comienza a convertirse verdaderamente en un mago. 
Primeramente, eso de estar buscando ser un mago ni se busca, ni si quiera se sabe por lo general la enorme responsabilidad que conlleva y comúnmente se busca ser un mago para ser algo así como un “Harry Potter”, algo totalmente egoísta, simplemente por querer tener algún poder, ser reconocido como maestro o un ser con posesión de ciertos secretos, tener autoridad sobre otros, etc.. etc.. volviendo a más de lo mismo y alejándose totalmente de la magia verdadera que está bien expresada en luz en el sendero. 
Lo único que se puede hacer al respecto es observarse constantemente a uno mismo, observar toda nuestra naturaleza pasional y terrena, conocerse a uno mismo, tener un cambio total dentro del ser de una persona que lo conduzca más cerca del prójimo, del ser humano que tiene a lado sin remontarse en alucinaciones mágicas de poder levitar o leer el pensamiento, si bien todas estas cosas se desarrollan son solo los frutos del trabajo con uno mismo, la eliminación y destrucción total de la personalidad, no estoy hablando de reprimir o suprimir dicha naturaleza, no estoy diciendo que hay que esconderla en alguna parte de nuestra mente y emociones, como negar que uno es lujurioso, avaro y ambicioso cuando simplemente se les han suprimido más no arrancados de raíz, dice la voz del silencio que el discípulo mate al destructor, DICE MATE, no GUARDE O SIMULE. 
Eso de simular no tener defectos y estar libre de todas estas bajas pasiones no es más que un engaño infantil y burla, sería peor negar que no los tienes cuando sí por decir QUE YA CAMINAS EN UN SENDERO LLENO DE “MAGIA”, ¡que absurdo!, ¿cómo se puede hablar de la magia verdadera cuando no se tiene ni el más mínimo interés en auxilar a los otros?. Queremos remontarnos en los grandes misterios y hacer que renazcan los neoplátonicos en esta época actual pero no somos capaces de ofrecer un poco de ayuda a nuestros semejantes, al contrario, parece que nos complace ponerles barreras a nuestros hermanos queriendo tener una autoridad sobre ellos para que nos vean como los grandes hierofantes de los templos de misterios pero que nadie intente llevar una carga con la que no pueda, es mejor conformarse con ser un modesto servidor de la humanidad, conocedor de tus limitaciones y pasiones, a ambicionar un camino tan noble como arduo que es el arhatado o bien convertirse en un MAGO. 
Como dije antes estas cosas no se buscan, cuando trabajas con tu ser propio, te sustentas de él y te haces del firme propósito de corregirte constantemente lo demás viene por añadidura. Decía Jesús: Buscad el reino de los cielos primero y todo lo demás os vendrá por añadidura. 
El más leve deseo egoísta es un verdadero obstáculo para ser un mago completo, ¿quién de nosotros por más puro que sea este amor no es capaz de sacrificar a la humanidad entera por uno de sus seres más queridos?. Si tuvieras que elegir entre la posibilidad de salvar a un ser querido que se encuentre en peligro y de salvar a un millón de personas, ¿no te pasaría mil veces por la cabeza sacrificar el bienestar de miles por el de tu ser amado?, ¿no tomarías la decisión de dejar morir a tantos miles por salvar a unos pocos allegados a tu corazón?, ¿y quién no es capaz de sacrificar al otro para conseguir el empleo por el que tanto ha añorado y trabajado sin importar que tenga que aplastar a otros en el camino?, incluso aquello que llamamos el “amor de una madre” ¿a cuantos no sacrificaría para que su querido hijo esté a salvo sin importar los demás?, o bien, querer ser el máximo exponente de las enseñanzas obstruyendo el paso a quienes también tienen deseos de servir en algo a la humanidad, ¡egoísmo por doquier!. Uno de los propósitos de la gran hermandad blanca es que exista una hermandad universal entre los hombres sin distinción de raza, credo, color de piel o religión ¡y este primer principio esencial de la magia no somos capaces de realizarlo! y tontamente ya queremos profundizar y convertirnos en algo a lo cual no tenemos ni idea del auto sacrificio y disciplina que eso implica. Quien ande buscando servir a la magia primero que sirva a los demás y la magia servirá a través de él.

Pocos son realmente los que buscan transformarse así mismos para ser un factor benéfico de las fuerzas de la naturaleza y muchos son los ambiciosos enfermos de poder que sólo cambian las formas, el poder de las guerras y la política por el poder de los mundos invisibles para doblegar. 
Un mago es mucho más que esto y todo está al nivel del alma. Puede que seas un viejecillo pobre y humilde lleno de amor compasivo a la humanidad entera, desapercibido ante la mirada pública, y ser un verdadero HIEROFANTE en todo el amplio sentido de la palabra a uno de esos que se hacen llamar “MAESTROS DE LA CIENCIA”, en sus vestimentas opulentas, con todo ese protocolo y ceremonial, con espadas, velas y demás utensilios y no ser mas que una representación teatral sin verdadero desarrollo del ser, sin verdadera intención de servir a la humanidad. No digo que estos rituales sean inútiles , como dije antes, la verdadera magia es la ciencia del alma y ésta contiene a todas las demás pero sin el conocimiento de uno mismo uno puede rayar en la peor brujería funcionando como un perfecto aliado de las fuerzas siniestras. Sin ATMA-VIDYA sólo existe un intento vano de penetrar en los misterios de la naturaleza. 
La palabra Mago de Mah o Maha que deriva de la palabra Mágico quiere decir no otra cosa más que GRANDEZA de ahí que a los “maestros de sabiduría” se les conozca como MAHATMAS (almas grandes), y la grandeza no se puede conseguir por medios externos donde se obtiene una capita de colores, un báculo, una espada, un rango o título dado por los hombres, una iniciación otorgada cada año, un amuleto, diploma, poder etc.. etc.. por que esa no es la fuente, la única fuente será siempre el SER y sólo la comunión y unión con ese ser es lo que hay que buscar constantemente, todo lo demás es una mera ilusión. 
Los magos se hacen con una firme voluntad y convicción sobre sus propios seres, una fe inquebrantable sobre sí mismos y un amor inmenso a la humanidad, sólo el altruista puede albergar la esperanza de llegar a convertirse algún día en un servidor mundial, un mago con magia real, convirtiéndose en el vehículo purificado de su ser verdadero, disipando las sombras y caminando en perfecta comunión con los mundos celestes y los santos seres que han seguido siempre el sendero del corazón, ¡auxiliando a toda la humanidad hasta que todos hayan llegado a la otra orilla.!

Edgar Shaister

Foto: Tsong Kha pa, fundador de la escuela Gelugpa.

Siguenos en nuestras redes

Publicaciones Recientes

El Alma En su Propio Plano

El Alma En su Propio Plano

Estudio del Cuerpo Causal

Taller Coaching sin Coach

Taller Coaching sin Coach

El objetivo del taller es que el participante sea capaz de equilibrar su desarrollo exterior de habilidades y talentos con el desa...

La Necesidad de Renacer

La Necesidad de Renacer

La Necesidad de Renacer

Los Medios para Desarrollar la Devoción

Los Medios para Desarrollar la Devoción

Los Medios para Desarrollar la Devoción

La Magia Real

La Magia Real

Una Reflexión acerca de la Magia Real